Julio 30, 2009

Historia de una odisea y sus héroes

He necesitado tres días, pero finalmente me decido a contar lo sucedido durante el viaje de vuelta desde Weymouth y, sobre todo, a poner algunas imágenes de lo acontecido en aquellas horas.

El viernes por la mañana todos los alumnos y un servidor estábamos en el colegio a las 11 de la mañana dispuestos a emprender el viaje de vuelta, que nos debía dejar en Zaragoza a eso de las 10 de la noche. La cosa ya empezó mal, pues el bus no aparecía y, al final, no abandonamos Weymouth hasta las 11.50. Como todos los años, yo decidí salir de Weymouth 2 horas antes de lo que recomendaba la compañía de autobuses. De hecho, el día anterior, algunas alumnas se me quejaban de que tendríamos que pasar mucho tiempo en el aeropuerto, alo cual yo les contestaba que prefería esperar 4 horas en el aeropuerto que sufrir por perder el avión…

Mucho agua por la carretera y, al llegar a la m-25 (radial de Londres), lo que yo siempre temo: monumental atasco. Llamamos al aeropuerto y nos dicen que nos dan como hora límite para facturar las 18.15. Sobre las 16.15 la carretera se despeja y yo comienzo a respirar. Faltan apenas 40 millas y casi 2 horas de tiempo. Entonces, el chófer me dice que como consecuencia del atasco ha superado las horas permitidas de conducción y debe parar 45 minutos. Lo primero que pienso es que no puede ser cierto, no he podido entender bien. Reprimo mis instintos básicos, pues un conductor estrangulado nos servía de poco y aprovecho el tiempo de la parada para repartir los pasaportes y establecer una táctica de cara a la llegada al aeropuerto. A las 17.16 nos ponemos en marcha. Queda una hora para recorrer unas 40 millas, el chófer me dice que no me preocupe, que no habrá problema. La carretera está despejada y avanzamos sin problemas pero como lo que mal empieza puede acabar peor, a 2 millas del aeropuerto se produce un accidente de dos furgonetas delante nuestro y… se acabó. Es difícil describir lo que pensaba en esos momentos así que prosigo.

Llegamos al aeropuerto a las 18.30. Yo me dirijo a la carrera hacia los mostradores de facturación y, obviamente, los encuentro cerrados. Me remiten al mostrador de la compañía, donde sin poner demasiada cara de pena me explican que no hay nada que hacer y que encontrar 34 billetes para un avión a España en verano es totalmente imposible. Pruebo en otras compañías y todas me dicen lo mismo. Venga, Nacho, piensa… Me acordaba de las veces que, a nivel familiar, comentaba: ¿te imaginas lo que sería perder un vuelo con todos los alumnos? Nunca más tendré la necesidad de preguntármelo.

Mi primera idea fue conseguir un bus que nos llevase de Londres a Zaragoza. Totalmente imposible. Los dos momentos más difíciles fueron sin niguna duda cuando te das cuenta de que has perdido el vuelo y conseguir un autobús que nos sacase de Londres. Sobre las 10.30-11.00 consigo un autobús que nos vendrá a buscar desde Ramsgate, cerca de donde se encuentra el otro grupo del colegio. A partir de aquí: 2.00-4.00 viaje de Londres a Dover, 8.45-10.00 (hora ya española) viaje a Boulonge en Ferry, 17.30-2.30 (del domingo) viaje en bus de Boulonge a Poitiers y, finalmente, 2.30-13.30 de Poitiers a Zaragoza.

Al final, y pese a todo, creo que todo ha quedado como una aventura con final feliz. Pero para que esta aventura haya tenido un final feliz hay algunas personas que han colaborado de forma muy especial: Hanna (una trabajadora de la estación de autobuses de Stansted, que se desvivió por ayudarme durante las horas en que no encontrábamos autobús para desplazarnos a Dover), Kate (dueña de la organización de estudios con la que hemos viajado y que finalmente consiguió el autobús en Ramsgate), Mike (trabajador de la compañía LD lines, un monstruo que no paró de ayudarme en el puerto de Dover. Y eso que el primer contacto fue tenso, pues cuando le dije que habíamos perdido el avión, me contestó que eso era muy difícil porque son muy grandes…) Al padre Michel, al que tuve que despertar varias veces a horas intempestivas en Perú, para que coordinase las acciones desde Zaragoza. A Tomás Murillo, dueño de la compañía de autobuses de Zaragoza, que estuvo en todo momento a mi disposición. A los padres, que en todo momento me mostraron su apoyo. Pero, sobre todo, hay que destacar a 33 héroes que me recordaron por qué, a veces, es tan grande ser profesor. Es imposible perdirles más: no se quejaron, no molestaron, estuvieron siempre a mi disposición. A ellos fundamentalmente se debe el éxito final de esta aventura.

Por eso: BEATRIZ, ISABEL, CRISTINA, ELENA O, MARÍA A, MARINA, ANDREA, MARÍA C, INÉS R, INÉS V, CECILIA, SARA, ELENA F, MARTA, CÉSAR M, NICO, JORGE V, DIEGO, CÉSAR Mnez, JAVIER, ALBERTO, JORGE U, ENRIQUE, MIGUEL, ALFONSO, VICENTE, JORGE F, GUILLERMO, ALEJANDRO, PABLO, DANIEL, JORGE Y NACHO…

GRACIAS, GRACIAS Y GRACIAS!!!

Y ahora, algunas imágenes de la aventura. De las primeras horas no hay imágenes, pues va a ser que el cuerpo no estaba para ello…

En el puerto de Dover. La aventura ya había comenzado hacía más de 16 horas…

Creo que aquí debajo estaba Miguel.

Tiempo para las cartas sí que hubo.

Este bus, conducido por mi amigo Mike, nos llevó al interior del Ferry.

Los famosos White Cliffs de Dover desde el ferry.

“Vamos para atrás, chicos, que esto es la primera clase.”

En este pedazo de “bicho” fuimos.

24 horas después de haber dejado Weymouth, montamos el campamento en un parque de Boulonge y lo primero que hicieron fue ponerse a jugar a fútbol!!! ¡Lo que es ser joven!

Para comer: hamburguesa y agua para todos. Costó lo de negociar un precio con la del puesto… Lo del francés, de momento, no lo llevo muy bien.

Pero las horas iban pesando…

Con las decenas de veces que he contado 33 en estas tres semanas, mi mayor preocupación fue una vez durante el campamento en el parque de Boulonge que me salían todo el rato 32. El que faltaba era Miguel, pero no estba muy lejos como se puede ver.

Un autobús portugués nos recoge para llevarnos a Poitiers y darnos “una vuelta turística por el centro de París” (se perdió).

Para cenar, sandwich a elegir y agua.

Para desayunar, ya en territorio hispano, me empeñé en que comiésemos bocata de tortilla de patatas. Tanto es así, que primero paramos en Irún y como no tenían para todos, nos marchamos. Por fin, los encontramos en Navarra.

ÚLTIMA PARADA!!!!!!!!!!!!!!

Julio 24, 2009

23 y última…

Lo siento. Son las doce de la noche, el día ha sido muuuuuuuuuy largo y mañana promete serlo más. No puedo con el teclado y tengo casi 80 fotos de hoy. Lo lamento pero pongo las de la entrega de diplomas que el cuerpo no me da para más.

Mañana la llegada está prevista para las 22.05 horas. Me dicen los chicos que con el fin de no perder las costumbres alimenticias que han adquirido, advierta a las familias que, por favor, les preparen para cenar sandwiches de mantequilla y pepino. En el caso de Nico, si es posible, que sea de pavo.

Julio 23, 2009

22 de julio

Los”urracas” se han ido a segunda, pero tienen gran apoyo en el grupo. Yo creo que porque sus productos han bajado mucho de precio.

Recibiendo laceramica del lunes.

Se va creando un gran ambiente para laactuacion de nuestras chicas.

Parece que a Cristina le costaba un poco entrar al escenario.

Isabel, Marta  y Cristina comienzan la actuacion.

Fue todo un exito y lo hicieron de maravilla.

Como el mini-golf estaba a reventar, estosamablesvoluntarioscambiaron al Sea Life Centre.

No se que pasa que me han desaparecido el resto de fotos del dia. Yo creo que las subi todas anoche a la pagina almacen, pero no encuentro mas. Si las encuentro hare un anadido mas tarde.

Por cierto, hoy los chicos me han dado una tarde movidita. Debe ser porque esto se acaba…

Julio 22, 2009

21 de julio en Margate

Sesion de te britanico.

Lord Sendra and Lady Alvarez.

Con que estilo usan la cucharilla.

Noche de cowboy dance, esto un poco menos britanico.

Parece que es zumo de verdad.

21 de julio

Cierto es que casi todos los días llueve algo, pero hoy el líquido elemento no nos ha dado descanso hasta casi las siete de la tarde, lo cual ha fastidiado un poco las actividades de después del lunch.

Los que se han apuntado al paseo en bus descubierto por la isla de Portland.

En esta imagen de los que se dirigían hacia el volley se puede ver el bonito día del que hemos disfrutado (en cuanto a tiempo).

Al principio sólo goteaba y todos arriba como los valientes.

Para mi wife.

Hemos pasado por donde estaban los del volley.

Conforme nos acercábamos a Portland, la cosa iba empeorando.

Los más sensatos, es decir las chicas, Mateo, el resto de pasajeros y un servidor, nos hemos bajado corriendo a cubierto.

El faro de Portland.

Pero algunos cabezudicos han aguantado pese a las advertencias de que bajasen, pues un catarro a estas alturas no sería bien recibido.

Al final, ya sólo quedaban dos. Yo creo que alguno es por salir en la foto…

Aquí los dejo en el bus, pues yo tenía que ir a buscar unas gafas que una (que me pide no ponga el nombre) se había dejado olvidadas el día anterior en una actividad.

Aquí, los que despues de cenar han ido al cine a Ice Age 3.

Un muchacho, quizás inglés, llorando porque su papá no le da 4 pounds para palomitas.

La peli fue en 3D.

Otros han ido a la bolera.

La pareja de “universitarios”, según dicen ellos.

Nos íbamos a casa y era casi el momento más claro del día.

Apurando hasta en el bus de vuelta.

No sé si alguna vez os he presentado a mi vecino. Se llama Daniel Aguilar y aquí posa con su “madre inglesa”.

PD: La foto del niño que llora es un montaje.

PD2: Pero su padre no le dio los 4 pounds.

Julio 21, 2009

20 dejulio, tenis en Margate

Con estilo.

El publico apenas podia contener la emocion.

Hemos ganado!!!

El futuro del tenis espanol esta asegurado.

Puesta de sol en Margate.

Julio 20, 2009

20 de julio

8.50 de la mañana, emotivo momento el vivido en la cantina cuando el grupo entero puesto en pie rompe en aplausos para conmemorar que hoy hace un mes el equipo infantil ganó la copa.

Dedicada a los padres de Sara, que quieren que salga más.

Una de cartas.

Javier y Alberto, pidiendo perdón, antes de pasar por el “pasillo del terror”.

Atravesando las tinieblas.

Isabel, Marta y Cristina ensayando el baile.

Y hoy despedimos la jornada con un alumno que casi nunca sale en las fotos, para que en su casa sepan que también está con nosotros:

¡AGUILAR!!!!!!!!

Fin de semana de los de Margate

Viernes en la disco.

Sujetando la barra.

Con estilo!

En Tower Bridge.

Pasarela de Tower Bridge.

En la sala de motores.

Una familia feliz.

En Canterbury.

Con Ethelbert, rey de Kent.

Paseico en barca.

Julio 19, 2009

19 de julio

Comienza el paseico.

Durdle Door.

Algunas fotos desde arriba.

Comienza el descenso.

En la playa, el grupo captura un sireno de considerables proporciones.

Vamos para arriba.

Ahora hacia la Playa del Muerto. Supongo que por alguno que perdió el equilibrio.

Subiendo una colinilla camino de Lulworth.

De allí venimos (la Playa del Muerto)…

… y hacia allá vamos (Lulworth).

Momento lunch, que nos lo hemos ganado.

Playa de Lulworth.

De vuelta en Weymouth, Marta e Isabel se han ofrecido a ayudarme para encontrar un regalo “muy especial” que todavía me faltaba por comprar.

Como recompensa las he invitado a un hot chocolate with cream, que tanto les gusta.

18 de julio, excursión a Oxford

Tomando el lunch.

Delante Christ Church.

Tapando el Oriel College.

Pasando delante del Corpus Christi College.

El Puente de los Suspiros, sin Aguilar.

Imagen tradicional del Puente de los Suspiros (con Aguilar).

Cámara Radcliffe.

¿Dónde han ido de excursión?

Alberto se encontró el primer día una pelota de golf. Éste es el preciso momento en que se despide de ella tras ser requisada por la autoridad pertinente para evitar males mayores.